Posteado por: Rosa | 26 diciembre, 2011

Romanza del Unicornio (Romance)

 

Romanza del Unicornio

 En un apacible valle  
escondido entre montañas,  
a la ribera de un lago    
de resplandecientes aguas,   
germina un bello rosal  
de florescencia temprana, 
estallido de color                       
en ruborosas cascadas. 
Cual bucólico poema         
son sus rosas encarnadas, 
y como un cáliz supremo  
de su esencia se derraman 
evanescentes aromas  
embriagadores del alma.
Sobresale entre el rosal, 
en magenta, rubí y grana,    
una linda y núbil rosa, 
ensoñación encarnada, 
destellando, rutilante,
en medio de sus hermanas.

Un agraciado unicornio  
de blancura inmaculada, 
aproxímase a la orilla   
para abrevar en las aguas.  
En su noble frente riela,  
con  radiación argentada,  
un iridiscente cuerno 
bruñido en luz plateada. 
Sus ojos garzos y tiernos,  
de afable y limpia mirada, 
gentil y grácil su porte, 
dulce de miel su palabra.

La exquisita y bella rosa  
al descansar lo observaba  
con los ojos muy abiertos  
y rubor en la mirada.   
Su soberbia gallardía  
y serenidad bizarra, 
como en seductor hechizo,
manteníanla arrobada.

Y el aguerrido unicornio, 
al sentir su sed saciada, 
notó que unos dulces ojos, 
pertinaces, lo observaban;
y contemplando a la rosa 
estremecida en su rama, 
quedó al instante prendado
de su beldad satinada. 

– Oh,  sublime y linda rosa,     
venus entre tus hermanas;
 bendito sea el rosal,   
consejero y salvaguarda;   
sus espinas el escudo   
de tu primor escarlata.
El efluvio de tu ser 
recorre inmensas distancias,
filtrándose quedamente,             
embalsamando mi alma.

La rosa se sonreía 
al escuchar sus palabras   
 y entrecerrando los ojos 
con picaresca mirada,
decíale al unicornio:  

–  gentil y osado corcel

de votivas esperanzas, 
el genio ciñe tu frente 
emanando exuberante 
de tu ardorosa mirada;
dime, fogoso rocín,
¿de qué condado provienes?
¿está tras esas montañas?

– Vengo de ignotos lugares,
de latitudes arcanas, 
donde un exiguo momento
delimita las distancias. 
En sutiles dimensiones
yace mi hogar y morada;
allí  me entrego a los míos,
a quienes amo y me aman.

– ¿Qué te trajo a estos lares,  
a una tierra umbría y árida? 
– Vengo buscando al Amor  
pues me han dicho que vive
custodiado entre montañas;
quiero que venga conmigo 
y conozca a mis patriarcas. 

– Fiel heraldo de pasión, 
dijo la rosa, turbada, 
tu coraje te enaltece
y tu firmeza te avala; 
encontrarás al Amor, 
garbo y temple de tus alas,   
prisionero del pesar  
porque el mundo, obscura ergástula, 
lo mantiene entre tinieblas,                 
las del miedo y la ignorancia,

el engaño y tiranía, 
el rencor y la falacia.

 -Mi querida y frágil rosa, 
prisionera involuntaria,  
heredaste las espinas  
de esta comuna ingrata;  
el Amor, lirio de paz, 
distribuye su fragancia 
hacia remotos lugares 
donde le añoran y aclaman. 
Mi encomienda es buscarlo 
y socorrerlo mi ansia; 
galopando entre las nubes 
brota fuego de mis patas. 
No me detiene el sopor  
ni la zozobra en mi alma  
hasta verlo redimido    
y venerado en su alcázar. 

Entonces la linda rosa, 
agitando sus pestañas, 
con suave arpegio en la voz, 
como el quejido de un arpa, 
acercose al  palafrén 
diciendo estas palabras: 
– ¿ Me llevarías, amado,  
al lugar del que me hablas? 
pues odio estar en la tierra 
donde gime la esperanza; 
resplandezco entre beldades 
incomprendida y vejada. 
Mi padre, el rosal, me arrulla,
los  ruiseñores me cantan, 
pero no alejan el frío 
atenazado en mi alma.

 – En mi país brilla el sol       
con su incandescente danza;
frescos venajes de luz 
mieles de erudición, manan,  
grandes lagos, cual cristal 
de linfa fulgente y mansa, 
donde Calíope y Clío  
tejen sus bellas guirnaldas. 

Se asió, la rosa, a su cuerno, 
ígnea gema engarzada; 
sol de preciado rubí 
sus destellos oro y grana             
centelleando, incansables, 
entre la argenta del asta. 
Así unidos se alejaron
a celebrar nupcias sacras, 
y cabalgando entre nubes 
perdiéronse en la distancia.

Halló, por fin, a la musa    
de su vida, tan ansiada,  
y la condujo a su pueblo  
donde le erigió un alcázar; 
allí titila, esplendente,   
envuelta en nubes y gasas 
y su vibrante fulgor  
recorre ingentes distancias  
acercándose a la tierra 
y prendiéndose en las almas  
buscadoras anhelantes  
del amor hecho fragancia.

 Safe Creative #1112260808773


Responses

  1. Sencillamente Sublime mi niña

    • Gracias, Fer, me alegra que te guste. Besos.

  2. Moi ben Rosiña, mándao a concurso!
    Bicos

    • Gracias, Raquel, xa o mandei, je,je. Bicos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: