Posteado por: Rosa | 16 mayo, 2010

Guía

 

 

GUÍA

 

Sembrad el camino de amapolas,

frágiles y sutiles como el amor,

esparciendo al viento sus corolas,

cual canto de alabanza al Creador.

 

Aunque os sintáis predicando en el desierto,

con arideces de muerte alrededor,

encontraréis tierra sana, tierra fértil,

donde prenderá la semilla del amor.

 No os dejéis engañar por espejismos,

cual telaraña tejida con astucia,

es la sencillez vuestro camino más seguro

con el que alcanzaréis la victoria en vuestra lucha.

 

Dejad que asome el corazón a vuestros ojos,

que destile dulce néctar vuestra boca;

que vuestros gestos, vuestras manos se conviertan

en suaves aleteos de palomas.

 

Corazones valientes,

sonrientes auroras de ilusión,

seguid adelante en vuestro empeño

alegres y confiadas en nuestro amor.

 

No somos diez ni somos veinte,

los que os asistimos en la labor;

ni siquiera treinta o cuarenta;

hijas mías, ¡ somos legión!.

 

Alimentad esa llama titilante

que brilla, aún difusa, en vuestro corazón,

para que se convierta en caudal inagotable

de justicia, sabiduría y amor.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: