Posteado por: Rosa | 30 marzo, 2010

Encarcelado

 

 

 

 

 

ENCARCELADO 

 ¿ Por qué te alejas de mí
ahora que yo me acercaba?;
¿ por qué te olvidas de mí
ahora que yo te buscaba?.
Ya sé que la culpa es mía,
pues sé que soy muy cerrada
y que tengo el corazón
con sus dos alas tronzadas.
Sólo te pido paciencia,
paciencia y comprensión, hermano,
que mi corazón no sabe volar
de tanto tiempo encerrado.
Dolor de dolores me duele
este corazón cansado,
cansado de sufrir destierro,
de su libertad privado.
Son los miedos lacerantes
que lo atraviesan como clavos;
son las dudas, negras sombras,
que lo mantienen callado.
Sólo espero que un buen día
alce su vuelo magestuoso
renaciendo de sus cenizas,
cual ave fénix, ¡dichoso!.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: