Posteado por: Rosa | 26 marzo, 2010

El Unicornio y la Rosa

Diseño de Jesús Lorenzo Álvarez

EL UNICORIO Y LA ROSA

 

        En un hermoso valle rodeado de montañas, a la vera de un lago de cristalinas aguas, nació un bello rosal de rosas tempranas, explosión de color en ruborosas cascadas. Como un poema de amor son sus rosas encarnadas, y como en un cáliz supremo de su corazón se derraman aromas excelsos  que envuelven al alma. De entre todo el rosal se destaca una linda rosa, roja como la grana, que luce esplendorosa enmedio de sus hermanas.

        Un gallardo unicornio, de blancura diáfana, acercose a la orilla del lago a saciar la sed en sus aguas. En el centro de su frente lucía, en iridiscencia espiralada, un hermoso cuerno de luz plateada. Eran sus ojos garzos y tiernos de un manso mirar que acariciaba; fecundo de gentileza su porte y dulce de miel su palabra. 

        Y la linda rosa  al beber lo observaba con sus ojos abiertos y trémulo rubor en la mirada. Su gallarda estampa y nobleza bizarra la tenían en extremo embelesada.

        Y el gentil unicornio, saciada la sed que lo abrasaba, notó que unos dulces ojos, con insistencia, lo observaban; y al contemplar a la hermosa rosa, radiante en su rama, quédase totalmente prendado de su beldad aterciopelada.

        – ¡ Oh, linda y bella rosa, perfecta entre tus hermanas!, – ¡ bendito sea el rosal que te protege  y te guarda!; – son sus espinas escudo a tu primor escarlata, pero de tu corazón los efluvios atraviesan largas distancias filtrándose quedamente en lo más hondo del alma.

        La rosa sonreía al escuchar sus palabras y entornando los ojos, con picaresca mirada, decíale al unicornio:

        – brioso corcel de eternas esperanzas, la sabiduría ciñe tu frente y brota a raudales de tu tierna mirada; dime, gentil unicornio, – ¿ de dónde procedes? ¿ en dónde se encuentra tu augusta morada?.

        – Vengo de ignotos lugares, tan cerca y tan lejos de donde te hallas, que en un solo momento desaparecen las distancias. En dimensiones etéreas se halla mi hogar y morada donde vivo con los míos, a quienes amo y me aman.

        – ¿ Y qué te trae a estos lugares, a esta tierra umbría y fría como la escarcha?.

        – Vengo buscando al Amor que me han dicho se encuentra entre estas montañas, para llevarlo conmigo y erigirle un trono entre nubes y gasas.

        – ¡ Fiel heraldo del Amor!, – le dijo la rosa, turbada,- tu coraje te honra y tu firmeza te avala; – encontrarás el Amor y él templará tus alas, pero has de buscarlo entre el dolor, pues en esta tierra, oscura ergástula, se debate entre tinieblas; las del miedo y la ignorancia, el engaño y tiranía, el rencor y la falacia.

        – ¡ Amada mía!, mi frágil rosa, sabia y sensata, patrimonio son las espinas, ¡ ya sé! de esta tierra ingrata; pero el Amor perfuma la vida y expande su fragancia hacia remotos lugares que le añoran y reclaman. – Mi cometido es buscarlo y encontrarlo mi ansia; cabalgando en el tiempo traigo fuego en mis patas. Y no conozco cansancio ni zozobra en mi alma hasta haberlo encontrado y devuelto a su real alcázar.

        Y entonces la linda rosa, con su frente orlada de rocío, como de perlas coronada, con suave arpegio en la voz, como el quejido de un arpa, acércase al brioso corcel desgranando estas palabras: 

        – ¿ Por qué no me llevas, amado, a ese lugar del que hablas?; pues no quiero estar más en la tierra en que gime y llora la esperanza; soy bella entrre las bellas, pero incomprendida y dejada, y aunque mi padre, el rosal, me adora y los ruiseñores me cantan, son incapaces de alejar el frío que tiene atenazada mi alma.

        – En mi pais brilla el sol como una eterna alba dorada; hay inmensos manantiales de luz donde la sed de saber se sacia y grandes lagos, como espejos, de aguas límpidas y mansas donde la filosofía y la ciencia tejen sus bellas guirnaldas.

        Y prendiose la rosa a su cuerno, cual reluciente gema engarzada. Eran de preciado rubí sus destellos de oro y grana centelleando incansables entre la plateada luz del asta.

        Y así unidos se alejaron, rosa y unicornio, a celebrar sus nupcias sagradas; y cabalgando en el viento  perdiéronse en la nada. 

        Él encontró por fín al Amor que su corazón tanto anhelaba, y lo llevó consigo a su tierra, y allí le erigió un alcázar donde resplandece sereno en un trono de nubes y gasas. Desde allí sus reales destellos recorren innumerables distancias acercándose a la tierra y prendiéndose de las almas que lo buscan y anhelan, que lo añoran y reclaman.

 

 

Anuncios

Responses

  1. La hermosa union de la rosa y el unicornio en un pais de fantasia como el guerrero blandiendo su espada en proteccion de la rosa feliz dia

    Me gusta

    • La Rosa simboliza el Amor y el Unicornio la Sabiduría. Feliz día.

      Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: